FIESTA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

En el siglo cuarto se celebraba una fiesta en memoria de los Santos Pedro y Pablo en el mismo día. La fiesta principal de los Santos Pedro y Pablo se mantuvo en Roma el 29 de junio como en el tercero o cuarto siglo. La lista de fiestas de mártires en el Cronógrafo de Filócalo coloca la siguiente nota para el 29 de junio: "Romae via Aurelia natale sanctorum Apostolorum Petri et Pauli.

La fecha 258 en las notas revela que a partir de ese año se celebraba la memoria de los dos Apóstoles el 29 de junio en la Vía Apia ad Catacumbas (cerca de San Sebastiano), pues en esta fecha los restos de los Apóstoles fueron trasladado allí. Más tarde, quizá al construirse la iglesia sobre las tumbas en el Vaticano y en la Vía Ostiensis, los restos fueron restituidos a su anterior lugar de descanso: los de Pedro a la Basílica Vaticana y los de Pablo a la iglesia en la Vía Ostiensis.

Hoy en la comuna de Puchuncaví se celebra con gran fervor esta fiesta, en las tres caletas que posee Puchuncaví, es así como entre fines de junio y principios de Julio, Maitencillo, Horcón y Ventanas se visten de alegres colores, con guirnaldas de papel y hermosas cofradías danzantes para festejar al Santo Patrono de Los Pescadores, y son éstos últimos quienes toman mayor implicancia en la festividad puesto que son ellos los organizadores, son quienes atienden a los bailes, resguardan los recorridos y salen a la mar a entregar coronas de flores a San Pedro.

Arriba       Volver